Tener una mascota en casa puede traer innumerables beneficios para la calidad de vida del ser humano. Estudios indican que tener un perro, un gato, o cualquier otro animal, contribuye para una mejoría psicológica y emocional, resultando en una disminución en la presión arterial y el consecuente riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca, en la mejoría de la calidad del sueño y en la reducción del estrés¹,².

Y las ventajas son tanto para adultos como para los niños. En los pequeños, pasear y jugar con el animal puede estimular el desarrollo social y emocional, además del sentido de cuidado de ese niño².

 

Compañeros en la salud y en la enfermedad

Tener una mascota puede incluso ayudar en el tratamiento de enfermedades que afectan a los dueños, contribuyendo a una mejoría en la respuesta del paciente. Para quien sufre de mal de Alzheimer (o otras enfermedades relacionadas a la memoria, por ejemplo), tener una mascota con los cuidados más simples (como dar agua y comida) bajo la responsabilidad del enfermo, ayuda a rescatar lo que está conservado en la memoria de esta persona².

Otro estudio identificó los beneficios de la visita de animales en hospitales infantiles. Con una muestra constituida por 13 niños entre 3 y 6 años, de un hospital en San Pablo, Brasil, se observó que, durante y después de la visita de los niños, ellos se sintieron más relajados y con más confianza en el ambiente en que estaban. Esto les proporcionó una mayor cooperación en los procedimientos hospitalarios, mayor interacción con el equipo de profesionales y con los otros niños e incluso una mayor sensación de alivio del dolor e incomodidad³.

 

La convivencia de la mascota con un anciano también se refleja en beneficios para esa persona. Los beneficios de la convivencia con los animales son de apoyo emocional, disminuyendo la sensación de soledad, desánimo y dolor4.

A pesar de todos los beneficios es necesario estar atento a la cuestión de la limpieza de los animales. Algunas recomendaciones de higiene básica son válidas siempre, como lavarse las manos con agua y jabón después de jugar con el animal e intentar no dejarlo dormir en la cama de su dueño.

 

Fuentes:
1- ALMEIDA, L.P. et al. A percepção de estudantes de veterinária sobre a interação entre homens e animais de estimação e o risco de zoonoses. PUBVET, Londrina, V. 4, N. 19, Ed. 124, Art. 837, 2010.
2- Animais de estimação são benéficos para saúde de crianças e adultos – Blog da Saúde Ministério da Saúde Brasil. Disponível em: http://www.blog.saude.gov.br/promocao-da-saude/33055-animais-de-estimacao-sao-beneficos-para-saude-de-criancas-e-adultos. Último acesso em 03 de setembro de 2020.
3- VACCARI, A.M.H., ALMEIDA, F.A. A importância da visita de animais de estimação na recuperação de crianças hospitalizadas. Einstein. 2007; 5(2):111-116.
4- COSTA, E.C. Animais de estimação: uma abordagem psico-sociológica da concepção dos idosos. Fortaleza: UECE, Centro de Ciências da Saúde, 2006. 195p. Dissertação (Mestrado Acadêmico em Saúde Pública) – Universidade Estadual do Ceará