El compromiso y la búsqueda de innovación guían hitos importantes en nuestra trayectoria, como el lanzamiento del primer producto genérico de uso oncológico en Brasil, a principios de la década de 2000, y, poco después, anticonceptivos orales e inyectables genéricos, antes que la competencia.

En 2018, pusimos a disposición el primer medicamento biosimilar en América Latina, el Fiprima® (filgrastim). En todo el mundo solo hay otros 20 biosimilares (de los cuales 19 se encuentran en Europa y 1 en los Estados Unidos). El medicamento se utiliza para inducir el aumento de las células de defensa del organismo en portadores de algunos tipos de cáncer, como el de mama y la leucemia, lo que ayuda a prevenir la aparición de enfermedades infecciosas oportunistas.

Uno de los focos de los proyectos de Investigación y Desarrollo es atender a los segmentos desamparados por la industria farmacéutica, como las divisiones de antibióticos, metabolismo y obesidad, sistema nervioso central y oncología. En una innovación radical, la atención está puesta en la búsqueda de moléculas antiinfecciosas que tienen demandas sin respuestas en el hemisferio sur. Para ello integramos el frente internacional de investigación y desarrollo de enfermedades desatendidas.

Buscamos fortalecer los cimientos para continuar con el pionerismo y alcanzar la meta: tener la primera molécula nueva en los próximos años. En 2018, se inauguró un laboratorio de síntesis orgánica con capacidad para producir hasta 1 kg de compuesto químico. En 2019, el Centro de Innovación Eurofarma, con una inversión de más de R$ 155 millones en el Complejo Industrial de Itapevi en el gran São Paulo, albergará proyectos relacionados con la innovación radical, la biotecnología, los biosimilares y las nuevas plataformas tecnológicas.